Conoce las 2 etapas para realizar un estudio de suelos efectivamente

Gracias al crecimiento y el desarrollo desacelerado en el cual vivimos hoy en día, el plano de la construcción se ha visto en la necesidad de modificar sus procesos de forma vertiginosa. Anteriormente un estudio de suelos era un proceso que involucraba un tiempo de acción de un mes aproximadamente, hoy en día con las nuevas tecnologías, se puede hacer un estudio de suelos en un período de tres a cinco días como máximo. 

Si estás trabajando en el inicio de una nueva obra, es imprescindible que cuentes con el personal adecuado para realizar el estudio de suelos, ya sea que los mismos formen parte de tu empresa o que vayan a ser contratados de manera outsourcing. En este caso, lo más práctico es contar con la asesoría de profesionales, pues de lo contrario, al no hacer un estudio de suelos de forma efectiva, no solamente se estaría poniendo en riesgo la continuidad de la obra sino también la vida de las personas que estarán ligadas a ella, como el caso por ejemplo de la construcción de un puente, centro comercial, conjunto residencial, entre muchos otros. 

Una vez comprendida la importancia que requiere realizar un estudio de suelos antes de comenzar cualquier construcción, es necesario que conozcamos las tres etapas en las cuales se desenvuelve este proceso que nos permite disfrutar de construcciones firmes y estables. 

El trabajo de campo: inspección del terreno 

Esta es la fase inicial en donde se hace un reconocimiento del terreno, consiste generalmente en la toma de muestras provenientes del suelo para posteriormente ser evaluadas en el laboratorio. La misma puede realizarse a través de varias técnicas que veremos a continuación. 

La primera a la que vamos a hacer referencia es la técnica de sondeo, la más fácil y práctica cuando de hacer un estudio de suelos se trata. Consiste en la utilización de una sonda cilíndrica que permite extraer muestras a grandes profundidades, en este caso nos permite conocer por ejemplo el tipo de suelo con respecto a la profundidad, más los daños posibles que pudiese haber dentro del mismo. 

La técnica de sondeo, realizada con equipos de alta calidad  permite obtener información valiosa ya que llega a niveles de profundidad difíciles de alcanzar por otras técnicas, en este caso se trabaja el nivel freático obteniendo datos como por ejemplo determinar el nivel de humedad para prevenir un posible hundimiento o depresión del terreno a futuro. 

De igual manera, para complementar la técnica del sondeo se realiza muchas veces a la par un estudio de Calicata, el cual consiste en realizar un estudio más superficial del terreno con una retroexcavadora, para poder tomar muestras de capas más superficiales que las que se realizan en la técnica del sondeo. Ambos estudios complementarios, permiten tomar muestras para hacer comparaciones entre todos los niveles, en este caso la primera fase del estudio de suelos consiste en medir, recolectar, y recabar la data para posteriormente comenzar con el trabajo científico. 

La ciencia de los suelos: análisis químico 

El proceso por el que pasan las muestras dentro del laboratorio consta de una serie de pruebas realizadas para medir el grado de acidez del suelo, humedad, gravedad específica, aridez, grado de saturación o la presencia de elementos como sulfato o cloro que podrían determinar el posible éxito o el colapso posterior de la estructura que se va a construir. 

Así, se deben buscar detalles como por ejemplo rasgos de erosión, ya que en algunas ocasiones los terrenos puedes poseer cavidades que impedirían el desarrollo correcto del proyecto. 

En esta fase del estudio de suelos es importante determinar las condiciones a través de un informe final, el cual debe estudiarse con sumo cuidado. Si los resultados no llegaran a ser claros en esta fase del estudio lo recomendable es hacer la medición nuevamente, en este caso asegurándose de tomar las muestras de manera correcta. En todo momento, si el informe del estudio de suelos no resulta satisfactorio y se cree que las condiciones no son las más adecuadas para desarrollar o llevar a cabo el proyecto, lo mejor siempre es abandonar antes de que ocurra una tragedia.